viernes, 13 de junio de 2008

CONCLUSIÓN


En la actualidad en función a los grandes cambios y los avances científicos permanentes, deben juzgarse los resultados obtenidos para reestructurar, adecuar o realizar los ajustes en el momento oportuno de manera racional y técnicamente coherente con la situación educativo y social.

La evaluación curricular facilita la optimización de cada uno de los elementos del proceso, al proporcionar la información necesaria que permita establecer las bases confiables y válidas para modificar o mantener dichos elementos.

Además es indispensable para valorar lo más objetiva y sistemáticamente posible los logros y deficiencias del plan curricular previsto. Razones para realizar evaluación curricular.

Ayuda a determinar la conveniencia de conservarlo, modificarlo o sustituirlo.
Permite mantener un seguimiento permanente reflejado a través del control de calidad de los planes y programas educativos.